miércoles, 30 de noviembre de 2011

Freelance y los Negocios Online

     - Quiero convertirme en Freelance, pero cómo empiezo?

Muchos de nosotros hemos pensado alguna vez si ¿nuestras carreras profesionales irían mucho mejor si fuéramos nosotros mismos nuestros jefes?



Aunque muchas personas prefieren pertenecer a grandes empresas, labrarse camino hacia puestos muy bien remunerados y obtener grandes beneficios; otras, con el alma un poco más rebelde y emprendedora, deciden lanzarse al mundo de los autónomos, de los que no tenemos ni jefes ni horarios ni puestos bien remunerados que escalar,  más si un amor muy grande por lo que hacemos y muchas ganas de recorrer el difícil camino que nos presenta una carrera profesional independiente.




Primero que todo debes entender que el modelo Freelance es, ante todo, un negocio como otro cualquiera, salvo que esta vez eres tú el responsable de la inversión inicial, de crear una estrategia de marketing, eres tu propio jefe y es tu reputación la que pones en juego ante tus clientes. ¡Eres tú el único responsable de tu éxito o fracaso! Si entiendes el reto y aun así te animas, aquí te expongo algunas estrategias a tener cuenta, que en mi poca experiencia, podrían ayudarte.

El internet, los negocios on-line y las redes sociales han cambiado la manera en que personas y empresas se relacionan entre sí. El consumidor ha pasado de ser un ente pasivo y vino a representar el escalón principal. De manera activa y participativa sus experiencias y apreciaciones son la clave de éxito en cualquier modelo de negocio. Todos ellos tienen la necesidad de establecerse en internet, tener su propia web o perfil, sus propios contenidos y establecer comunicación directa con sus clientes y amigos.




Lo anterior representa una oportunidad muy grande para diseñadores, programadores, fotógrafos, escritores, agentes de marketing, comunicadores y todo aquel que tenga algo valioso que aportar. Greg Holden, en su libro: “Starting an Online Business for Dummies” expone 10 pasos sencillos para empezar. Para el primero Holden nos anima a hacernos una pregunta: ¿Qué tenemos para aportar?

Identifica una necesidad
   “Lo mejor de todo, no se ha inventado aún”

Si eres bueno en algo y crees que alguien pagaría por tu servicio, ya estás listo para empezar. No te sientas atemorizado por personas y empresas que ya se dedican a eso y tienen experiencia en el mercado, mejor aún estudia la manera en que lo hacen y piensa que puedes ofrecer tú que ellos aún no han hecho.

Entra y regístrate en las comunidades de Freelancer, donde se publican proyectos y puedes decidir qué tipo de soluciones estás dispuesto a ofrecer.

Además de perfeccionar tu servicio, necesitas credibilidad y confianza de tus clientes potenciales, empieza con un Blog.

Un Blog es un buen punto de partida, publica tus datos, quién eres y a qué te dedicas. ¿Cuál es tu cartera de servicios? Construye contenidos y temas que tengan algún valor para tus lectores. Anímales a participar en los comentarios y comenta tú también. No dudes en ofrecer ayuda y contarles cómo haces tu trabajo, cuando regalas algo sin interés creas un vínculo directo de confianza y credibilidad, así empiezas a ganarte tus primeros clientes que estarán muy complacidos en trabajar contigo.


Reúne amigos que te ayuden

En ocasiones los requerimientos de los proyectos que enfrentes irán un poco más allá de tus competencias, la solución puede ser aunar esfuerzos entre un grupo de trabajo que potencie la productividad y disminuya el tiempo de entrega.

Busca entre profesionales que admires por su experiencia, área, reputación y aportación a tu negocio. Establece una comunicación transparente y proponles una colaboración y forma de trabajo que beneficie a todos por igual. Un equipo de trabajo colaborativo sólido requiere un alto nivel de confianza y compromiso de cada uno de sus miembros.

Recuerda no competir con tus compañeros, ni tratarlos como empleados. Ser Freelance es suficientemente duro como para estar luchando también con tus socios. Tú éxito es el de ellos y viceversa, las claves del mismo son la colaboración, la estrategia, la delegación, la confianza y la comunicación.

Crea tu sitio web

Si eres diseñador web o programador no debes prescindir de tu propia web o la de tu equipo. Tu credibilidad depende de ello. El componente textual de un sitio web es lo que hace que tus visitantes sigan viniendo y se queden a leer entre tus contenidos. Publica contenidos que ofrezcan información valiosa sobre tus productos y servicios. Ofrece navegación entre tu Web, tu Blog personal y las webs de tus socios. Convierte tu web en una herramienta de trabajo, cuando menos de consulta, para la rama en la que actúas.

Construye un sitio dinámico pero no lo cargues mucho. Interactúa con tus visitantes, intercambia opiniones y asegúrate de actualizar tu cartera de productos con nuevas ofertas o servicios. Ofrece ayuda técnica, a veces cuando ayudas a un desconocido estás abriendo la puerta a un gran proyecto de negocio, si alguien ya tiene un problema hazle saber que tú eres la solución.

Establece una identidad gráfica

Cuando un cliente potencial se acerca necesita sentirse seguro y apreciar tu competitividad. Un diseño gráfico agradable genera un estado de tranquilidad y confianza entre tus visitantes, quienes sin darse cuenta comenzarán a navegar en tu web y a leer en tu Blog. Sé consistente con tu diseño: logos, webs, gráficos, tarjetas de presentación… todo debería lucir igual.

Las Redes Sociales

Las redes sociales pueden ser una herramienta muy potente para darte a conocer y encontrar nuevos clientes o colaboradores. Dado que eres un trabajador autónomo, tu vida social y tu trabajo está muy relacionado. Lleva siempre tarjetas de presentación a mano y publica claramente en tus perfiles sociales a que te dedicas. Anuncia las  entradas del Blog entre tus amigos, ellos te recomendarán entre los suyos y quienes gusten de tu espacio se quedarán contigo, convirtiéndose en nuevos seguidores.

Cuéntale a tus amigos de tu trabajo, ofréceles ayuda profesional. En ocasiones algún cliente estará entre sus amigos y admirará la confianza que depositan los demás en ti.

¡Tú puedes hacerlo!

Ser un Freelance requiere mucha pasión por el trabajo que haces, la mayoría de los autónomos han tenido sus servicios como hobbies o trabajos a tiempo parcial antes de convertirse en Freelancer tiempo completo, aunque esta no es la regla, todos tienen en común el respeto por la profesión y el deseo de triunfar en el área en que se desempeñan.

El camino es duro, pero es transitable. Con mucha dedicación y profesionalidad, dando un paso a la vez puedes conseguir todo lo que te propongas. Y si eres ambicioso, que estoy seguro que lo eres, plantéate tu propio proyecto a largo plazo, algún producto con el que hayas soñado hacer, puede que sea el comienzo de una carrera profesional brillante. ¡Suerte a todos!